Familia Quesos Semi-duros

Introducción

También llamados “quesos de pasta prensada no cocida”, son todos aquellos quesos de carácter enzimático dominante y contienen una humedad en el extracto seco entre un 44 y un 55%.  El desuerado es rápido durante el trabajo en la tina (corte y agitación) y su prensado es mecánico consiguiéndose con ello compactar más los granos de la cuajada y eliminar el lactosuero más rápidamente. Se llaman de esta forma porque la etapa de escurrido se realiza prensando el queso.

Un poco de historia

Los quesos semi duros, llego en el mundo occidental, al mismo tiempo que las fondaciones religiosas del edad medio. Mas recientemente, durante el siglo XIX, los monasterios retomaron la fabricación en europa.. Las “abbayes” de Belval, Bricquebec, Çampénéac, Chambarand, Cîteaux, Échourgnac, Entremîmes, Igny, Laval, Mont-des- Cats, Oelenberg, Tamié, Urt, y otras practicaron la fabricación de estos quesos. Algunos suspendierons o pararon definitivamente. Otros dejaron su marca a las plantas industriales o cooperativas lácteas.

El proceso de elaboración

Después de este proceso, los quesos son sumergidos en salmuera, dependiendo de las horas que pasen sumergidos serán de una modalidad de queso u otra. También pueden ser salados en seco. 

Las recomendaciones de maridaje de la Escuela del Queso

Aparte del maridaje con líquidos al momento de degustar los quesos, se puede proponer mezclar el sabor de los quesos pelo blanco con otros productos como a continuación:

  • Mermelada de frutas
  • Miel
  • Frutos Secos
  • Frutos Deshidratados
  • Estas armonías te permiten apreciar mejor estos quesos, y magnificar su sabor en boca.

 

El plus nutrición…

El queso tiene un contenido en calcio elevado. Al cuidar el aporte de calcio en su alimentación, uno limita el riesgo posterior de osteoporosis y de fracturas. Para los adultos el queso es el primer contribuidor. Y ese calcio tiene una absorción y una biodisponibilidad óptimo. El queso contiene también otros constituyentes útiles a la adquisición de una buena densidad mineral ósea: fósforo, magnesio, zinc…