Tablas

Como preparar una tabla de quesos

 

  • Presentar una variedad entre 4 y 6 quesos, ordenados según su sabor, del más suave al más fuerte.
  • Cantidad ideal

     50gr por persona (cóctel normal)

     100gr por personas (solo quesos)

  •  Para disfrutar de nuestros productos en toda su expresión de sabor, sacar del empaque y dejar a temperatura ambiente una hora antes del momento de consumir, para evitar que se sequen.
  • Acompañe su mesa con complementos que potencien el sabor de los quesos: frutas (de preferencia uvas y  frutos secos), variedad de panes y elegir el vino indicado para complementar.

Las tablas de Santa Rosa

Tablas hechas en casa

Consejos para tus tablas:

 

Paso a paso

 

    • Variedad y calidad. Éstas son las dos premisas fundamentales para que un tipo de tabla de quesos resulte totalmente irresistible.
    • La tabla puede ser de madera, preferentemente de olivo, o bien una bandeja de cerámica, de cristal, de vidrio o de porcelana, siempre que predomine la simplicidad y la limpieza. Habitualmente, suele escogerse de madera, pero es importante advertir de que este material absorbe los olores. Sea cual sea la que se utilice, debe ser grande para que haya espacio suficiente entre los quesos.
    • Procurar que los quesos (entre 5 y 7 variedades) no se toquen entre sí, y que exista el espacio suficiente para poder servirlos en la mesa cómodamente. Evitar las tablas decoradas en exceso. Lo importante son los quesos que se están sirviendo.
    • Se pueden preparar tablas agrupando los quesos por familias, por regiones, por países, por precio, etc.
    • Aunque algunos quesos provengan de piezas grandes, las porciones presentadas no deberán ser demasiado voluminosas.
    • Se Aconseja jugar con las formas a la hora de cortarlo: cuadradas, triangulares y redondas.
    • Si son muchos quesos, usar dos tablas, y siempre ofrecerlos fuera de sus envoltorios o cajas, salvo aquéllos envueltos en hojas, cenizas o en paja. Cada invitado retirará después las partes no comestibles. Esto nos lleva a utilizar platos que no sean demasiado pequeños y también, aconsejamos en algunas ocasiones, un tenedor, además del necesario cuchillo.
    • Para atenuar el aroma de un queso demasiado fuerte en una caja, una buena idea consiste en meter dentro un par de ramitas de tomillo.
    • La tabla se colocará en el centro de la mesa para que cada invitado se vaya sirviendo los quesos.
    • Servir los quesos a temperatura ambiente (16 a 18°C), excepto los quesos frescos. Sacar los quesos del refrigerador y embalaje una hora antes de servirlos. Esto permite a los quesos expresar sus sabores, aromas y texturas. Mantener los quesos cubiertos justo hasta el momento de servirlos para prevenir pérdida de humedad.

 

 

    • El puro y característico sabor de un queso tan sólo puede saborearse una vez que se ha eliminado su corteza. En algunas cortezas pueden acumularse sustancias de fermentación y compuestos amargos, que se crean durante el período de maduración. Por esta razón, la corteza del queso suele tener un sabor agrio, intensivo y desagradable.
    • Se recomiendo no comerse la corteza de los quesos, salvo los quesos de pasta blanda con pelo blanco, el queso fresco o el queso de cabra fresco.
    • Si está degustando más de un tipo de queso o bebida, coma trozos de manzana verde, pan o galletas (sin sabor) o agua mineral con gas para limpiar su paladar entre degustaciones.
    • Calcule 100 a 120 g de quesos por persona, es decir, unos 20 a 30 g por tipo de queso y por persona.
    • Los quesos deben consumirse de menor a mayor intensidad de sabor, es decir, de los más frescos a los más maduros. Como regla general se comienza por los quesos de vaca, luego de cabra para finalizar con los de oveja y azules.
    • Colocar los quesos alrededor del perímetro de un plato o tabla. Imagine que el plato es un reloj con números. Coloque el queso más suave a las 6 hr y continúe en el sentido de las agujas del reloj colocando los quesos de menor a mayor intensidad de sabor.
    • Siempre sirva quesos en su estado óptimo de madurez. Los que tienen corteza deje siempre una presencia de ella (permitirá a los entendidos identificar el queso y su grado de madurez).
    • Utilizar un cuchillo individual para cada familia de queso y así evitar traspaso de sabores y aromas, especialmente cuando hay presente un queso azul.
    • Si va a servir pan y galletas, estos deben ser lo más neutros posibles para no opacar a los quesos. Los acompañamientos de los quesos, deben ser sólo eso, "acompañamientos". Colocarlos al centro del plato o tabla. El colorido y espectacularidad de una tabla de quesos debe estar dada por los quesos y no por el acompañamiento o decoración.
    • La combinación de otros alimentos con los quesos depende de armonías y contrastes, ya sea en su aspecto, textura, temperatura, sabor o aroma, todo ello sujeto a los gustos personales.